La quiebra técnica es básicamente ese momento en el cual usted no puede decidir entre comer y pagar deudas. Palabras más, palabras menos, esto ocurre porque sus ingresos son superiores a sus gastos (sean o no obligaciones financieras).

Muchas veces salir de un problema financiero requiere más sentido común que estrategias jurídicas. Si bien muchas veces usted puede sentirse “ahogado” por las deudas, debe de tener en cuenta que en la mayoría de los casos sólo se requiere cambiar cierto hábitos de consumo para poder llegar al siguiente mes de una forma más solvente.

Es por ello que José Carlos Álvarez Jiménez, un español especialista en resolución de conflictos financieros, nos da unos tips muy útiles para salir de la quiebra técnica, que hoy les comparto.

La mejor forma de evitar la quiebra en tu familia es la planificación (….) porque te permite prever y evitar situaciones como ésta. Sin embargo, si ya estás aquí voy a intentar darte algún consejo, o al menos indicarte qué es lo que yo haría para salir de ella. Sería tu camino de los tres pasos para salir de la quiebra y hablaremos sobre ellos en las siguientes entradas pero te voy adelantando:

1.-Conoce cuáles son las razones que te han llevado a estar donde estás: es difícil solucionar un problema si no sabes qué lo genera. Has de conocer cuáles son tus ingresos y cuáles son los pagos que tienes que realizar mes a mes. Una vez conocidos los pagos, sepáralos en tres grupos diferenciando entre A) los gastos corrientes (comida, luz, agua, teléfono, ADSL, TV digital, gas, comunidad de propietarios, colegios, etc), B) los pagos de préstamos o créditos (la hipoteca, el coche, la tarjeta de crédito) y C) otros pagos (ropa, tabaco, ir al cine, salir a cenar,..) Actuarás de forma diferente en función de sobre qué grupo estemos trabajando.

2.- Actúa diferente con cada uno de los grupos: del grupo A revisa de qué puedes prescindir o qué puedes reducir. Del grupo B revisa las condiciones: cuál es la cuota de cada pago, cuántas cuotas nos faltan para terminar el pago, qué tipo de interés te están aplicando. Si tenemos cuotas pendientes altas y con un alto tipo de interés son las que primero habremos de liquidar. En el grupo C revisa si realmente “necesitas” lo  que estás comprando. Seguramente aquí es dónde tengamos que “meter la tijera” para recortar todo lo que realmente no necesitemos.

3.- Actúa de forma inmediata: no dejes que pase un día entre el momento en que sabes qué hacer y el momento en que lo haces. Cuánto más tiempo pase, menos dejas de gastar, más gasto tienes. Es decir, no pienses que lo tienes que hacer y hazlo. Lo más importante es tu actitud, cuánto más positiva sea tu actitud, más cerca estás de salir del bache. No te sirve de nada protestar ni llorar, a remangarse toca.

Ahora, si estos tips no resuelven para nada su situación financiera en el corto plazo, es porque usted probablemente necesita acogerse al Régimen de Insolvencia de la Persona Natural No Comerciante, del cual ya hemos hablado muchísimo en este espacio. Si requiere más asesoría no dude en solicitar una asesoría jurídica especializada. 

Insolvencia Persona Natural No Comerciante

Anuncios