Juzgados de la Vergüenza
Comments 7

Esta es la denuncia que interpuso en mi contra el Juez 25 Civil Municipal de Cali

verguenza_

Artículo editado el 16 de diciembre de 2015

O de cómo el Juzgado 25 Civil Municipal de Cali entró dos veces a la lista de “Juzgados de la vergüenza”

Cuando me enteré, por vía telefónica (porque la dirección que el Juez 25 aportó para que me notificaran no era la correcta), que este “egregio” Juez que preside este despacho (con el cual sólo usaré términos laudatorios para no herir su hipersensibilidad y no hacerlo quedar peor de lo que ya quedó) me había denunciado, lo primero que hice fue preguntarme “¿Por qué demonios me está denunciando este tipo, si en ese Juzgado apenas tengo un sólo proceso?” (es un proceso ejecutivo que me gané por bobo bajo el principio de “Javeriano ayuda a Javeriano”, ya que si algo detesto es cobrar platas). Así que acudí al Juzgado y le expliqué lo sucedido al Secretario, quien no sólo ni siquiera le comunicó al Juez que yo  estaba ahí, sino que simplemente me dijo que si quería saber de qué se trataba la denuncia debía dirigirme a la Sala Disciplinaria del Consejo Seccional de la Judicatura del Valle.

Eso sí, me dijo que a él simplemente el Juez le dio la orden de compulsar copias y ellos la cumplieron a cabalidad. Justo como lo haría un robot sin sentido común.

Así que decidí seguir el consejo del Secretario del Despacho, y acudí a la Sala Disciplinaria (no diré el nombre del Magistrado a quien le tocó mi caso, pero es una gran persona), en donde me prestaron el expediente: Créanme, cuando leí la denuncia no aguanté y me reí delante de los funcionarios de la Sala.

Si en el Juzgado 25 CM de Cali no hubieran asumido esa postura tan pusilánime, si este tipo, perdón, Gran Jurista que preside el despacho hubiera dado la cara, se hubiera ganado un espacio en este blog para que nos explicara por qué dijo que el Régimen de Insolvencia para Persona Natural No Comerciante, vigente desde el año 2012, entraba a regir en el 2016, esto, ya que él tiene el derecho a exigir una rectificación si considera que algo que dije no es cierto. Es que quizá el Juez 25 Civil Municipal de Cali no cometió un error de interpretación: puede que simplemente sea “un pez fuera del agua muy inteligente en un mundo que no comprende”.

Para quienes no sepan de que estamos hablando, hace un año nació en este blog la sección Juzgados de la Vergüenza, en la cual el Juez 25 CM de Cali entró en la lista por cuenta de esto:

 Portapapeles01

Pero en todo caso, aquí no nos vamos a burlar del Juez 25 CM de Cali ni de su percepción del espacio tiempo ni de su forma de interpretar la Ley. Aquí vamos a ver por qué su denuncia era completamente infundada, temeraria, y fue sólo el producto de la ira. Todo lo cual me sirvió para que me exoneraran.

La denuncia

El escrito de denuncia, firmado personalmente por el titular del Despacho (cuyo nombre no publicaré para que no le hagan bullying en la Rama Judicial, que luego cambia de empleo o de Despacho), es básicamente esto:

1. Expediente (2)

1. Expediente (3)

La queja que este Protohombre radicó en mi contra, se resume en lo siguiente:

  • Yo “construí” un blog para desprestigiar la actuación de los despachos judiciales, haciendo más gravosa la mala imagen de la Justicia.
  • Las decisiones judiciales no pueden ser objeto de estas manifestaciones.
  • La decisión que yo “ataco” fue debidamente sustentada y motivada en Derecho
  • Yo deslegitimo la actuación de los Jueces y los someto a escarnio público.

Los argumentos que usé para defenderme

De antemano, le dejo claro al Juez 25 Civil Municipal de Cali que YO NO SOY APODERADO en el proceso cuya providencia se publica, de hecho no soy apoderado en ningún proceso cuyos memoriales publico en la sección de “Los Juzgados de la Vergüenza” o en “los Juzgados del Triunfo” (salvo en este caso, porque lo que hizo esta juez sólo lo pudo haber hecho en el baño. Y de hecho la denuncié disciplinariamente por ello). Y esto no lo hago porque sea ilegal hacerlo (que no lo es) sino para que no piensen que yo me quiero ganar las cosas de manera mediática, como lo haría este señor. O este otro.

Ahora bien, es curioso como en su escrito de denuncia, El juez 25 Civil Municipal de Cali no está cuestionando la veracidad o exactitud de la información difundida. En realidad sólo pretende que se elimine toda alusión al despacho, tomándose como personal la publicación de sus errores y olvidando que como servidor público está sometido a este tipo de Veedurías.

¿Ah, no me creen? Observen lo que ha dicho la Corte Constitucional recientemente:

“El libre ejercicio de la opinión, por su parte, permite revelar conductas socialmente reprochables que se escudan en lo legal así como poner en evidencia la necesidad de modificaciones al sistema normativo jurídico. Todos los órganos del Estado están, en consecuencia, sujetos al escrutinio público. Sus decisiones, aunque deban ser acatadas, son absolutamente cuestionables y criticables. El ordenamiento constitucional colombiano no pretende imponerse sobre un grupo de autómatas que se limitan a obedecer ciegamente, sino regular las relaciones entre ciudadanos activos, vigilantes y corresponsables de su destino común.” Corte Constitucional, sentencia T-312 de 2015

Pero ya que el Juez 25 Civil Municipal no repasó sus apuntes de Derecho Constitucional antes de redactar su denuncia, y además tampoco leyó lo que dice el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia, entonces le comparto lo que dijo la Corte Suprema de Justicia cuando analizó la supuesta comisión de un delito de Injuria y Calumnia.

“Si todo concepto mortificante o displicente para el amor propio, pero que no envuelve la afirmación de un hecho inequívoco, verdaderamente lesivo de la honra, fuera admitido a una acusación de injuria para ser castigado conforme al Código Penal, habría que suponer que el legislador había tenido la pretensión de darle a la sociedad civil y política la austeridad de un claustro, lo cual es inadmisible; eso sería privar a esa misma sociedad de cierto grado de virilidad inseparable de su existencia; todas esas ofensas, mortificaciones a que el hombre está sujeto en la vida civil, salen del dominio del Código Penal para caer en el de la opinión” (autos 7 y 29 de marzo de 1894, IX, 240 y 272). (citado por la Corte Suprema de Justicia en sentencia del 13 de mayo de 1996)

De las dos sentencias anteriores se demuestra que no sólo tenía el derecho a hacer lo que hice, sino que inclusive PODRÍA publicar su nombre sin que ello me trajera algún tipo de consecuencia legal. ¿Y sabe por qué puedo hacerlo? Porque USTED MALINTERPRETÓ UNA LEY, y esto está documentado. Y cuando yo le demostré lo contrario lo hice EN DERECHO y no basándome en una “posición sesgada”.  El único que tuvo una posición sesgada aquí fue usted, que ni siquiera citó la norma completa y a partir de eso rechazó un trámite que debía admitir DE PLANO.

Para tranquilidad del Juez 25 CM de Cali, cuando yo quiero someter a escarnio público a un Juez, lo que haría no es publicar sus errores de interpretación, sino alguna de estas cosas:

  1. Averiguar de dónde se graduó y acceder a su tabulado de notas de pregrado.
  2. Recoger testimonio de sus antiguos compañeros de estudio.
  3. Averiguar cuántos préstamos bancarios tiene sin pagar (esto es clave, ya que esos supuestos préstamos sin pagar son en realidad sobornos) (añadido el 16 de diciembre de 2015: En este punto, creo que me excedí en mi argumentación. Hoy me acaba de llegar la insolvencia de un antiguo Juez, el cual aun debe cosas de cuando era juez. Así las cosas, asumo que en este apartado fui bastante irresponsable al manifestar esto, y me disculpo por ello)
  4. Averiguar en dónde trabajó antes de ser Juez y averiguar si su desempeño laboral fue deficiente.
  5. Averiguar si ha participado en política o si ha trabajado en alguna campaña.
  6. Ver cuánto tiempo lleva en el cargo (si un servidor público lleva más de 10 años en un cargo, no es porque sea bueno, sino porque es un mediocre. Esto, dadas las posibilidades de ascenso y movilidad que tienen los cargos del Estado) (añadido el 16 de diciembre de 2015: Aquí también fui irresponsable. La movilidad laboral en estos cargos suele ser, a veces, nula. Y todo gracias a la politización de la justicia. No obstante, esto no quiere decir que existan personas que, a pesar de contar con los méritos para ellos, permanezcan en su zona de confort y prefieran quedarse en su puesto de trabajo, y no avanzar)

Pero esto no lo suelo hacer. A mí me gusta creer en la Justicia, en que todo se puede resolver debatiendo posiciones. Creo que estamos en el siglo de la información en donde TODOS tenemos el deber de hacerle veeduría a las instituciones sin caer en la facilista, y rastrera, postura de dañarle la imagen personal a un funcionario. Incluso, eso lo dejé muy claro cuando decidí crear la sección de los “Juzgados de la vergüenza”

Y es que de hecho, en ningún momento yo puse en duda la honestidad ni eficiencia del juez 25 Civil Municipal de Cali, eso se lo inventó él solo. Con la sección de los Juzgados de la vergüenza se está demostrando con argumentos jurídicos que la posición del Juez es infundada pero nunca se le acusa de algo, ni se desmerita su trabajo como Juez en los años que lleve en el Despacho, ni siquiera se menciona su nombre. Es que yo soy consciente que a pesar de sus errores el Juez lleva más de mil casos al año, y en la gran mayoría resuelve correctamente. Pero nada de esto es excusa para negar y no confrontar sus errores, ni tampoco debe ser excusa para exigir pactos de silencio a los abogados que queramos exponer este tipo de aberraciones jurídicas dignos de cualquier rábula y no de una persona que estudió duro para acceder a esa Dignidad.

Todo lo anterior, con un poco de nervios ya que no sabía qué podría pasar, se lo expuse al Magistrado de la Sala Disciplinaria que conoció del caso, quien muy amablemente me cedió el uso de la palabra. De modo que al final concluyó que en este caso era evidente que existía un conflicto entre el Derecho al Buen Nombre y la Libertad de Expresión, tema que quedó resuelto por la Corte Constitucional en favor de la libertad de expresión siempre que la información publicada sea veraz, cosa que ocurre en este caso porque se publicó el Auto íntegramente. Por tanto, decidió abstenerse de continuar con la investigación.

Las consecuencias de la denuncia del Juez 25 Civil Municipal de Cali.

Si bien esta denuncia fue un completo atropello, yo no voy a iniciar acciones en contra del Juez 25 CM de Cali por estas razones:

1. A pesar de que sus acusaciones fueron falsas y temerarias (como decir que un blog que existe desde 2011 fue creado para desprestigiarlo a él tres años después) finalmente mantuvo todo dentro de los límites de la razón y haciendo uso de las herramientas jurídicas. Si hubiera atentado contra mi vida otro gallo estaría cantando.

Eso sí, dejo claro que si algo me llega a pasar o a mi familia LO HAGO RESPONSABLE A ÉL, Y A LOS DEMÁS JUECES CUYAS PROVIDENCIAS HE PUBLICADO EN ESTA SECCIÓN de lo que me llegue a pasar, por la simple razón de que no tengo enemigos. Igual, no creo que eso pase porque, asumo, estoy tratando con gente madura y no con reinas del drama que chillan porque  hago públicos sus errores de interpretación jurídica.

2. Porque estas publicaciones son suficiente castigo para él. Porque no hay nada peor que la sanción social.

Incluso, fíjense que en este caso al Juez 25 Civil Municipal de Cali le ocurrió el “Efecto Streisand”, que se resume en que si quieres censurar algo en Internet harás que reciba más visitas de las que tenía.

En este caso en concreto, antes de la denuncia el artículo era uno de los menos leídos de mi blog con 14 visitas en el mes de junio. Pero alcanzó 984 visitas en el mes de julio, mes en el cual yo me enteré de la denuncia.

dah

dah2

Con la denuncia, el Juez 25 Civil Municipal de Cali anexó un pantallazo de la entrada a mayo de 2015. En ella se observa que la misma no había sido compartida en Facebook, sólo había sido compartida en Twitter unas pocas veces y en Linkedin tampoco había sido compartida. Además de que no tenía calificaciones

Portapapeles01

La imagen está borrosa con el gentil auspicio del Samsung Galaxy Note 4, que es más grande que mi mano y no lo puedo sostener bien para enfocar.

Sin embargo, después de la denuncia este era el panorama de la entrada:

Sin título2

Ahora, como ven, se ha regado como pólvora en Facebook. No es la entrada más compartida en Facebook de las que he escrito (mérito que se lleva esta entrada de lejos), pero 77 personas son 77 personas, si comparamos que antes nadie la había compartido.

Y una cosa más

El Juez 25 Civil Municipal de Cali cometió otro error de interpretación normativa cuando tipificó mi conducta, ya que citó normas del Código Disciplinario que nada tenían que ver con lo que yo supuestamente hice.

Para no extender más este artículo, les dejo el enlace a la entrada original, les dejo las normas que él cita para que las busquen y saquen sus propias conclusiones.

Art. 11, artículo 28 numerales 5, 6, 7, 12 y 16 de la Ley 1123 de 2007.

Artículo 32 y numerales 1 y 10 del artículo 33 de la Ley 1123 de 2007. (la del numeral 10 del artículo 33 de la Ley 1123 de 2007 en realidad la comete él cuando cita leyes a medias. Por su bien que no deje de ser Juez, que luego le quitan la tarjeta profesional)

Anuncios

7 Comments

  1. Pingback: Los Juzgados de la Vergüenza: Hoy, el Juzgado 17 Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías de Cartagena. | De Hechos y de Derechos

  2. Pingback: Los Juzgados de la Vergüenza: Hoy, el Juzgado 3 Civil del Circuito de Cali | De Hechos y de Derechos

  3. Pingback: Los Juzgados de la Vergüenza. Hoy, el Juzgado 34 Civil Municipal De Cali | De Hechos y de Derechos

  4. Pingback: Los Juzgados de la Vergüenza: Hoy, el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Ibagué | De Hechos y de Derechos

  5. amparo calero franco says

    Me parece excelente su idea de denunciar por este medio la ineptitud e inoperancia de los jueces de Cali, sobre todo de los civiles que se creen la última coca cola del desierto.

    Me gusta

  6. Pingback: Los Juzgados de la Vergüenza: Hoy, el Juzgado Primero Civil Municipal de Los Patios (Norte de Santander) | De Hechos y de Derechos

  7. Pingback: Los Juzgados de la vergüenza: Hoy, el Juez 35 Civil Municipal de Cali | De Hechos y de Derechos

Son bienvenidas las opiniones, correcciones, dudas y los aportes en las entradas, siempre que se realicen de forma respetuosa. Las consultas jurídicas que quiera que le responda de manera gratuita las debe de hacer únicamente en la sección de "consultas gratuitas" o de lo contrario no recibirá una respuesta de parte mía.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s