Nueva sección: Otra vez Albeirito

Imagen relacionada

Como este sujeto cree que a punta de persecuciones judiciales me va a callar, y hay varios de sus errores conceptuales que él no quiere que sepamos, he creado esta sección inspirado en lo que hace Wally Opina en su canal con Enrique Peñalosa.

¿Por qué el nombre? Lo hago inspirado en el canal de Me Dicen Wally, y en la sección “otra vez Peñalosa”.

¿Por qué contra este Juez en particular? Porque Jorge Albeiro Cano Quintero, Juez 25 Civil Municipal de Cali, ya es tristemente célebre en este blog por cuenta de lo siguiente:

  1. En 2014 publiqué en los Juzgados de la Vergüenza un Auto en el cual él se negaba a tramitar una insolvencia porque, en su criterio, el régimen de insolvencia entraba a regir en 2016. Claramente estaba equivocado, porque el Código General del Proceso estableció que el régimen de insolvencia entraba a regir en octubre de 2012 y fue reglamentado el 21 de diciembre de ese año. Es decir, le negó el acceso a la justicia a una persona con una interpretación del derecho tan mala, que hasta un párvulo de primer semestre lo sabría.
  2. Algunos años después, él me denuncia disciplinariamente por estos hechos, denuncia que yo publiqué aquí después de que la archivaron.
  3. Por ese escrito que publiqué, él vuelve a denunciarme. Sólo que esta vez encontró a un Magistrado con el complejo de emperadorcito necesario como para seguirle la corriente. Fue así como el año pasado, en un juicio lleno de irregularidades (entre las cuales se encuentra violar el derecho al non bis in idem), fui sancionado por dos meses de suspensión del ejercicio de la abogacía. Como el fallo hace referencia a hechos relacionados con una denuncia disciplinaria archivada, y como ya había un segundo fallo en el cual archivan otra denuncia que me hizo la Juez 22 Civil Municipal por lo mismo (no gustarles que publique sus errores, de los cuales nunca se hacen responsables y creen que al denunciarme van a censurarme), apelé el fallo y a la fecha estoy pendiente del fallo de segunda instancia y de una Denuncia que interpuse por estos hechos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (porque este caso es similar al caso Kimel Vs Argentina) y ante la Fiscalía General de la Nación.
  4. Mientras lo anterior pasó, me enteré que Albeirito denunció a un colega porque cometió el pecado mortal de regalarle un libro, y su denuncia estuvo llena de vulgares mentiras. También me enteré que antes de ser Juez Civil Municipal, fue abogado litigante y fue condenado a seis meses de ejercicio de la abogacía porque se hizo pasar por un inspector de policía para desalojar a un poseedor de buena fe de una finca, haciéndolo pasar como arrendatario (o algo así. Aquí hay más detalles).

¿Es algo personal? Honestamente, no. Al tipo no lo conozco, no me ha dado la cara para poder entrevistarlo (y permitirle aclarar qué lo llevó a tomar las decisiones aquí publicadas) y tampoco me ha pedido rectificación, aunque lleva años denunciandome disciplinariamente para que borren lo que publico de él.

Este, y los demás escritos en los cuales denuncio las pésimas prácticas de ciertos sectores de la Rama Judicial (la más corrupta del país), simplemente los hago porque me cansé de los errores, la soberbia, la ineptitud y la falta de preparación de los funcionarios de esa Rama. Pero además, me cansé de la pasividad de los usuarios de la Rama Judicial (especialmente abogados), quienes soportan con indiferencia y resignación esas cosas que no funcionan bien desde hace años en la Justicia. En este asunto, Albeirito sólo tuvo la mala suerte de creer que me iba a intimidar con disciplinarios pifios para que no siguiera haciendo estas denuncias, obteniendo con esos intentos de intimidación la fama que hoy en día lo precede.

Y como dice el conocido refrán japonés: “entre más se presente algo como puro en la superficie, más podrido está en el fondo”, simplemente sentí curiosidad por saber quién era este señor y por qué tanto afán por callarme, y en el camino terminé encontrando más cosas de él, que dejan mis publicaciones en pañales. Es decir, está lleno de pecadillos y la coge conmigo sólo porque es figura pública y hablo de ellos… Cu-cuuu!!

Resultado de imagen para facepalm

¿Y qué pretende con esto?

  1. Que todos sepan cuáles son los desastrosos argumentos que usan en este Juzgado para tomar decisiones judiciales, y se abra un debate sobre su razonabilidad.
  2. Que este señor se haga responsable de esos actos, como quiera que esas decisiones (como la publicada) le cuestan plata a la gente.
  3. Que sepa que ahora todos tenemos los ojos puestos en ese Despacho y estaremos más atentos a cómo está tomando sus decisiones judiciales (Ver Ley 850 de 2003). No se trata de que adopte, o no, una forma de argumentar: Se trata de que deje de torcerle el pescuezo a las leyes para salir con cualquier bobada sin fundamento. Es decir, que RESPETE la Constitución y la Ley que está en deber de obedecer.
  4. Que con lo anterior, el público le exija a este señor aclarar cuál es exactamente su preparación académica, cómo llegó al cargo, qué tanto afectan sus fallos hechos que le ocurrieron a él en el pasado y sobre los cuales no ha dado explicaciones (como la posible investigación penal que tiene en Armenia por Ley 30 de 1986, o la sanción disciplinaria que le impusieron hace 10 años)

¿Y ahora con qué salió?

Con esta.

10. requiere.jpg

Lo que sucede es lo siguiente:

Cuando usted tramita un proceso ejecutivo, usted debe garantizar el pago de los perjuicios que ello le pueda ocasionar al deudor si el proceso es temerario. Esto se ha pedido desde el Código anterior (art. 513 del Código de Procedimiento Civil) y se sigue pidiendo con el nuevo Código General del Proceso (art. 599). Y quien haya litigado toda la vida en estos procesos sabe que esa caución siempre se presta mediante una póliza de seguros, que en Cali todos los abogados que se dedican a llevar procesos ejecutivos compran en la misma parte.

Pues en este caso, Albeirito está requiriendo a la sociedad demandante presentar esa póliza de nuevo, por dos razones:

  1. El recibo de pago de la póliza fue expedido por un tercero distinto a la compañía de seguros.
  2. La póliza judicial no está firmada por el tomador.

La póliza que se presentó en ese proceso ejecutivo, fue esta:

05. aporte de poliza y 315 (1).jpg

Ay Albeirito… Venga, En serio hermano… ¿usted cree que es divertido poner a voltear a la gente para pedirle bobadas? ¿Sabe lo que le cuestan a los demandantes esas pólizas? Sabe cuántos años lleva la intermediaria de la póliza de la imagen vendiendo esas pólizas en Cali como para que usted venga a decir que esa no es válida?

Además, las razones que da este tipo para hacer ese requerimiento son fantasiosas y hasta risibles. Lo que le pasó al afectado con esa decisión es igual a que a usted lo parara un policía y le dijera que su SOAT (una póliza de seguros igual a esta) no vale porque le falta la firma suya (el tomador de la póliza es el que la compra) y el recibo de pago. ¡¿Qué tal ah?!

Lo peor es que ese requerimiento ni siquiera tiene fundamento, ya que cualquiera que sepa lo más mínimo de seguros sabe que esa póliza está bien hecha conforme al artículo 1047 del Código de Comercio. Además, que el recibo de pago de la misma no necesita ser expedido por la aseguradora, dado que muchos de ellos dejan la venta de esos instrumentos a agentes de seguros y a corredores de seguros (los famosos intermediarios de seguros que reglamenta el Estatuto Orgánico del Sistema Financiero y el Código de Comercio), a quienes se les paga por ellas y emiten facturas sobre la operación realizada. VAMOS!, es como si usted comprara una coca cola en la tienda de su barrio y se fuera a Estados Unidos a pedir que The Coca Cola Company le de la factura.

Honestamente, esos requerimientos más parecen una mamadera de gallo que un requerimiento de un Juzgado serio. Y resulta indignante que el concepto que tienen en ese juzgado de impartir justicia sea enredar un formalismo y con ello, complicarle la vida a la gente pidiendo cosas que ni siquiera exige la Ley.

Señor Magistrado, tenga en cuenta lo siguiente:

Como se que alguien va a salir corriendo a denunciarme disciplinariamente por este escrito, porque asume que con dañar mi carrera de abogado me va a a intimidar para que no realice mis denuncias e investigaciones periodísticas, le pido al Magistrado que conozca de la nueva, deprimente y patética denuncia sobre el partícular, lo siguiente:

  1. Una eventual sanción disciplinaria en mi contra, por cuenta de estos artículos, jamás va a cumplir con la función de la Sanción Disciplinaria que establece el artículo 11 de la Ley 1123 de 2007, dado que no garantiza la efectividad de los principios y fines previstos en la Constitución y la Ley que yo debo observar como abogado. Es más, uno de esos deberes que yo debo observar lo estoy cumpliendo a cabalidad al realizar denuncias que permitan colaborar para el buen funcionamiento de la administración de la justicia. (art. 95 numeral 7 de la Constitución Política de Colombia)
  2. Mientras yo realice este tipo de denuncias no puedo ser objeto ninguna sanción disciplinaria, por cuanto el artículo 19 de la Ley 1123 de 2007 es claro al establecer que los destinatarios de estas sanciones son los abogados en ejercicio de su profesión que cumplan con la misión de asesorar, patrocinar y asistir a las personas naturales o jurídicas, tanto de derecho privado como de derecho público, en la ordenación y desenvolvimiento de sus relaciones jurídicas así se encuentren excluidos o suspendidos del ejercicio de la profesión y quienes actúen con licencia provisional. Con estas denuncias no actúo en ejercicio de mi profesión ni estoy cumpliendo con ninguna misión de asesorar, patrocinar o asistir a alguien. !Es más!, yo ni siquiera llevo procesos ante el Juzgado mencionado, con estas denuncias no estoy presionando a alguien para que resuelva algún caso de determinada forma y, por demás, estas denuncias ni siquiera me ayudan a ganar los cada vez pocos pleitos en los cuales soy apoderado en Cali (gran parte de los cuales son prácticamente pro bono y ante Jueces de Familia, que es donde me siento mejor litigando). Así que a usted, señor Magistrado que lee esto, le va a tocar que hilar muuuuy delgadito si quiere sancionarme por ejercer un derecho fundamental como informar y fundar medios masivos de comunicación libres y con responsabilidad social, como este blog (art. 20 de la Constitución Política de Colombia).
  3. La responsabilidad objetiva está proscrita en las sanciones disciplinarias. Por lo que usted no puede pretender simplemente ajustarme un artículo sólo porque soy abogado, como si es que esto fuera un rompecabezas. Quien quiera que le vaya a seguir la corriente a cualquiera que me denuncie por esto deberá tener muy claro que un abogado no puede ser sancionado sólo porque es abogado, sino que toda sanción debe enmarcarse dentro de una conducta que debe ser legal, antijurídica y culpable.
  4. A mí ya me están investigando como 4 veces por los mismos hechos. Y en dos ocasiones he sido absuelto. Tenga esto muy en cuenta, porque este es parte de mi argumento que justifica el creciente acoso judicial que algunos funcionarios están impetrando en mi contra.
  5. Las denuncias relativas a publicaciones en medios masivos de comunicación deben cumplir, por orden de la Ley y la Constitución, con un conducto regular que pasa por solicitar al suscrito directamente realizar las rectificaciones correspondientes. Si, puede que por mi forma de ser actúe de manera impulsiva y se publiquen cosas que no corresponden a la realidad, o que pueden resultar ofensivas para alguien. Esa no es mi intención, y por eso reviso estos artículos de forma regular para corregir toda la vulgaridad que contengan. Así que si se siente ofendido por lo que escribí, o si en su defecto considera que me equivoqué en algo, por favor escribir a abogado@munozmontoya.com antes de perder el tiempo con una denuncia que ni siquiera va a prosperar.

ATENCIÓN: Para evitar posibles denuncias se borrarán los nombres de las personas implicadas en dichas actuaciones. No obstante se mantiene el nombre del Juzgado para que los usuarios de la justicia conozcan la línea de interpretación que está manejando dicho juzgado. Aún así, dejo en claro que los hechos que se denuncian corresponden a la realidad y yo no me estoy inventando nada.

Y así mismo, dejo en claro que esta publicación sólo busca fines académicos. Si usted, amable lector, se siente aludido, entonces lo invito a manifestar su desacuerdo y no a denunciarme, ya que no sólo no cometo ningún delito haciendo esto, sino que además estoy amparado por la misma Constitución Política de Colombia y tratados internacionales en lo referente al Derecho a la Información, a la protesta y a la libertad de expresión. Eso, y recordando que aquí no se hace mención de una persona en concreto sino de un Despacho judicial en el cual trabaja mucha gente, todo lo cual se hace en un marco de respeto personal.

Ah sí, y si algún arenoso se siente aludido por lo que dije, y me denuncialo invito a leer lo que pasó la última vez que un Juez me denunció por publicar en esta sección.

Anuncios

Un comentario en “Nueva sección: Otra vez Albeirito

Son bienvenidas las opiniones, correcciones, dudas y los aportes en las entradas, siempre que se realicen de forma respetuosa. Las consultas jurídicas que quiera que le responda de manera gratuita las debe de hacer únicamente en la sección de "consultas gratuitas" o de lo contrario no recibirá una respuesta de parte mía.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s