¿Es legal tener una Taser en Colombia?

armas no letales en colombia

Este artículo también se encuentra disponible en formato podcast.

La inseguridad en Colombia está desbordada, y muchos ciudadanos están preocupados por la falta de acción de los Jueces, Fiscales y Policías que nos ha llevado a este estado de cosas. La policía, por otro lado, no es suficiente para defender a toda la ciudadanía, de tal suerte que esta se ve avocada a buscar formas de defenderse.

Lo primero que se nos viene a la mente en Colombia, en el ámbito de la defensa personal, es el uso de armas de fuego. No obstante, y como ya hablé en otro artículo, su uso legal está estrictamente reglamentado, y su porte ilegal está prohibido expresamente por el artículo 365 del Código Penal. Por ello, la ciudadanía opta por el uso de armas no letales, como las taser, tambos, gas pimienta y similares.

¿Es legal el uso de armas no letales en Colombia?

La respuesta corta es sí. Es legal pero con restricciones. La respuesta larga es que existe en Colombia un complejo vacío legal, porque la ley no define qué es un arma no letal. Y si bien la ley no las prohíbe expresamente, no menos cierto es que su porte en lugares abiertos es castigado con multa por el Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana (el CNSCC de toda la vida, que sufrió el cambio de nombre en 2019 por designios de Porkyduque).

De entrada, el artículo 27 de la Ley 1801 de 2016 establece que es un comportamiento que pone en riesgo la vida e integridad de las personas el “Portar armas, elementos cortantes, punzantes o semejantes, o sustancias peligrosas, en áreas comunes o lugares abiertos al público. Se exceptúa a quien demuestre que tales elementos o sustancias constituyen una herramienta de su actividad deportiva, oficio, profesión o estudio.” Pero también el “Portar armas neumáticas, de aire, de fogueo, de letalidad reducida o sprays, rociadores, aspersores o aerosoles de pimienta o cualquier elemento que se asimile a armas de fuego, en lugares abiertos al público donde se desarrollen aglomeraciones de personas o en aquellos donde se consuman bebidas embriagantes, o se advierta su utilización irregular, o se incurra en un comportamiento contrario a la convivencia.”

De la lectura de este artículo, se observa que existen dos disposiciones que castigan dos comportamientos distintos:

  1. Artículo 27 numeral 6 del CNSCC: El primero es el porte en lugares comunes o abiertos al público de armas letales y sustancias peligrosas. Aquí no podemos meter a las armas no letales porque el numeral 6 del artículo 27 del CNSCC está siendo muy preciso en qué armas están prohibidas para el uso en esas zonas. Así, si te ven en la calle con un arma legal, y no logras demostrar que esta es indispensable para tu quehacer diario, salvo mejor criterio te van a multar. Esto, por cuanto el espíritu del CNSCC siempre ha sido el de preservar la convivencia entre colombianos y minimizar riesgos a la vida e integridad de nosotros, algo en lo que no ayuda que, por ejemplo, un profesional amenazado se lleve un arma legal a una discoteca.
  2. Artículo 27 numeral 7 del CNSCC: El segundo comportamiento castiga el porte de una serie de elementos específicos en lugares abiertos al público en donde se desarrollen aglomeraciones de personas (un concierto o una estación de transporte masivo) o se consuman bebidas embriagantes. O que no cumpliendo con estas características, se advierta un uso irregular, o comportamiento contrario a la convivencia. A su vez, esos elementos específicos están expresamente detallados, y de su lectura se infiere que aquí si están las armas no letales, que son llamadas como “armas de letalidad reducida”. Cabe destacar que esta disposición, que no es más que el numeral 7 del artículo 27 del CNSCC, también castiga el porte de armas no letales en esos lugares, o cuando se advierta el uso irregular.

En este orden de ideas, ante estas dos disposiciones similares, soy del concepto de que el numeral 7 del artículo 27 del CNSCC es una norma especial, que refiere de forma detallada a las armas no letales y a su uso en lugares específicos, por lo que en principio si alguien anda con una taser en la calle, sin molestar a otros, no debería ser multado si en ese lugar no se consume alcohol o no existen aglomeraciones.

Pero ojo con las interpretaciones generales del Código.

El gran problema que encuentro con el artículo 27 del CNSCC, es que su numeral 6 es demasiado general, por lo que una interpretación más general permite que un oficial de policía multe a quien sorprenda con una taser, ya que aunque no exista una definición legal de lo que es un arma no letal en Colombia, si existe un consenso generalizado en la Policía Nacional de que las taser son un arma (ver resolución 448 de 2015 de la Dirección General de la PONAL, artículo 17), de modo que entran en la prohibición general del artículo 27 numeral 6 de dicho código. Además, otra interpretación del artículo 27 numeral 7 permite que un policía considere que lo que realmente se castiga es llevar estos elementos a esos lugares específicos, sin que con esto se afecte la prohibición general del numeral 6.

¿Y tu qué opinas Juan Carlos?

Opino que las taser, el gas pimienta y los tambos no están prohibidos en Colombia, no irás a la cárcel por porta uno y, mientras no los uses en los lugares, y bajo las circunstancias, que regula el artículo 27 numeral 7 del CNSCC, no deberías tener problemas. Sin embargo, se urge una aclaración jurisprudencia, o por lo menos una reglamentación presidencial, sobre lo que es un arma de letalidad reducida para uso civil, ya que la Policía Nacional está haciendo uso de la interpretación legal general del artículo 27 numeral 6 del CNSCC, tal y como queda demostrado en este artículo del Nuevo Siglo.

Las personas están mamadas de la delincuencia en Colombia, y no todos tienen el dinero para comprarse un arma de fuego y asumir los trámites para obtener una de manera legal (fuera de que no es bueno que Colombia se llene de más armas de fuego), no saldrán elegibles en los exámenes psicológicos para definir si es elegible para una, no poseen el estado físico para aprender artes marciales o la paciencia para mantener a un perro bravo. Así que las armas no letales, que por demás son baratas, son una excelente alternativa para que las personas se defiendan de la delincuencia, que ni respeta estas normas ni va a tener consideraciones morales o legales para hacerle daño a alguien.

Lo bueno de escribir este artículo es que concluyo que las navajas suizas son legales y no me van a multar por tenerlas. Lo malo es que quedo preocupado por como parece que se legisla más en beneficio del delincuentes que para la gente normal.

Por Abogado Juan Carlos Muñoz

Abogado tributarista. Egresado de la Pontificia Universidad Javeriana, con más de 7 años de experiencia en insolvencia económica, divorcios y eliminación de reportes negativos. Es también Conciliador en en Insolvencia de la Persona Natural No Comerciante. Le gusta escribir sobre el dinámico mundo del derecho colombiano. Antes lo hacía en el Diario Occidente en el año 2011 y ahora lo hace en este blog. Ha colaborado con la página Finanzas Personales y con Las2Orillas.

Ver todas las entradas de Abogado Juan Carlos Muñoz.

Deja un comentario