Etiqueta: honorarios profesionales

¿Cómo cobra un abogado en Colombia?

como cobra un abogado

actualizado el 10 de mayo de 2019

Esta pregunta no sólo se la hace todo recién egresado de la carrera de derecho que se dedique al litigio, pero también todo cliente potencial. Así que me daré a la tarea de ilustrarlos.

¿Cómo cobrar? es una pregunta compleja. Y no sólo para el abogado recién egresado, sino también para el abogado veterano que tiene en cuenta que es consiente que su trabajo también se rige por las fuerzas del mercado. Incluso esta pregunta no se responde con los pronunciamientos del Consejo Superior de la Judicatura, que en su jurisprudencia ha dejado en claro los criterios que debe tener en cuenta un abogado para cobrar:

    • Trabajo Efectivamente desplegado
    • Prestigio del abogado
    • Complejidad del asunto
    • el monto o la cuantía de la pretensión
    • la capacidad económica del cliente
    • la voluntad contractual de las partes

Personalmente, esto que dijo el Consejo Superior de la Judicatura me parece que es BASURA. ¿la razón? porque todos esos criterios son contradictorios entre sí (el trabajo efectivamente desplegado es ambiguo porque hasta una simple firma puede tener efectos a futuro para el abogado, la cuantía de la pretensión no determina la complejidad del asunto, el prestigio del abogado no garantiza que sea bueno ni existe una forma de medir este factor), no corresponden a la realidad económica ni responden al contexto en el que actúa el abogado (no es lo mismo un abogado prestigioso que tiene la oficina en el garaje de la casa al abogado desconocido que tiene una oficina en el Centro de la ciudad, y en el caso de Cali, no es lo mismo un abogado con carro que sin él, aunque parezca absurdo).

Incluso, estos criterios que expone el Consejo Superior de la Judicatura son tan basura, que la misma Entidad lo reconoce en cierto modo que es basura y termina diciendo al final que siempre se privilegiará la voluntad contractual de las partes.

En resumen: el abogado cobra como se le da la gana, y es libre de negociar las tarifas con el cliente si este siente que no las puede pagar. Suena rudo lo que dije, pero es la verdad.

¿Pero entonces, cómo cobran ustedes los abogados?

Por mi experiencia, estas son las formas que he conocido hasta ahora que utilizan los abogados para cobrar sus honorarios:

1. Basándose en la tarifas que determina algún Colegio de Abogados: Normalmente, esas tarifas suelen ser las de Conalbos o las de Confecol. Las de Conalbos, las puede encontrar actualizadas en esta pagina web, pero en lo personal son bastante ambiguas, ya que no se sabe si son tarifas techo o si son tarifas mínimas. Eso sin contar con que rayan en lo absurdo (por ejemplo, al referirse a las consultas civiles, establece que la consulta verbal cuesta el 50% de un salario mínimo, que al sol de hoy vienen siendo $294.750).

En cuanto a las tarifas de Confecol (la confederación colombiana de abogados. No confundir con cierta entidad pseudocientífica), estas las puede consultar aquí. Sin embargo, si bien estas son un poco mas laxas que las de Conalbos, al parecer no han sido actualizadas desde el año 2008 y Confecol aparentemente ya no existe.

Es bueno basarse en estas tarifas si a usted le llega un proceso complejo y no sabe cómo cobrar por él, ya que en ambos documentos aparece una lista de cómo cobrar en una serie de procesos judiciales que van desde simples procesos ejecutivos singulares hasta sucesiones intestadas o desenglobe de lotes.

No obstante, mi recomendación es que usted utilice estas tarifas SÓLO COMO UNA GUÍA, mas no cobre lo mismo que ahí aparece, ya que como ya vimos, muchas de esas tarifas rayan en lo absurdo.

2. Cuota Litis: es un porcentaje sobre las pretensiones, que NUNCA debe pasar del 50% (es mas, ni debería de pasar del 40%, pero hay abogados que cobran el 50% y hay gente que los paga). Esta es ideal para procesos que usted sabe que va a ganar, que el demandado es solvente (mas si ese demandado es el Estado) y/o cuando su cliente no tiene dinero para pagarle por adelantado.

3. Tarifa fija: Cobrar una suma fija por el negocio. Aquí juegan las formas de pago que van desde cuotas mensuales, hasta porcentajes dependiendo de la labor realizada.

Aquí le recomiendo algo: Esta forma de cobrar depende de si usted cobra por representar un proceso o si usted cobra por algún trámite. Si cobra por un proceso, le recomiendo cobrar en cuotas el valor de sus honorarios (ya sea por cada instancia, o en cuotas mensuales). Pero si cobrar por algún trámite (notarial, municipal, etc.), le recomiendo cobrar la mitad al iniciar y la otra al terminar. Y ojo, no entregue ningún documento a menos que su cliente efectivamente le pague.

4. Prima de éxito: es básicamente la cuota Litis combinada con una tarifa fija. Aquí usted cobra la tarifa fija para hacerse cargo del proceso, pero cobra la cuota Litis en caso de que lo gane. Si lo pierde, entonces no cobra esa Cuota.

5. Cobrar sobre las costas: Las costas son como un reconocimiento económico que le hace el Juzgado a la contraparte que ganó un proceso o las excepciones previas. Esas costas las tiene que pagar el demandado y normalmente se fijan mediante un Auto o una Sentencia, las cuales prestan mérito ejecutivo. Algunos abogados suelen cobrar sólo sobre este rubro, lo cual sólo recomiendo en procesos ejecutivos y si las pretensiones son altas (y obviamente, si el demandado tiene dinero para pagarlas)

6. Trueque: Esto es insólito, pero aunque usted no lo crea, hay abogados que cobran así. En esta modalidad el cliente, que no tiene con qué pagar, le paga al abogado en especies, entregándoles desde bienes suntuosos como joyas, hasta carros. Incluso algunos le prestan a los abogados la tarjeta de crédito para que use todo el cupo disponible en su favor, siendo sus honorario todo lo que pueda comprar con esa tarjeta.

Esta modalidad es ideal para personas a las que poco o nada les importa el qué dirán, ya que algunos abogados y gente del común tienen a los abogados en un pedestal tal, que les parece poco decoroso que un profesional del derecho cobre mediante una modalidad tan prehistórica.

En lo personal no tendría problema con esta modalidad siempre que se trate de bienes que pueda vender rápido o que necesite comprar. Además, es la mejor forma de no pagar impuestos sobre los honorarios recibidos.

7. Formas non sanctas e ilegales: Esta es aun más insólita y asquerosa, y no me referiré a ella. Sólo se la dejo a su imaginación y no diré mas aparte de que el abogado o abogada que cobre de esa forma no merece ser abogado.

8. Facturación por hora: Esta es la más común de cobrar en buffets de abogados grandes o de abogados muy prestigiosos. Aquí, usted le cobra a su cliente una suma de dinero (digamos, $6.000) por cada hora o fracción que usted le dedique A TODOS SUS CASOS, sin importar de qué se trate. 

Aquí el abogado cobra hasta por hablar con el cliente por teléfono. Obviamente, su gestión debe de estar bien detallada y debe exigirse su pago mediante una factura legalmente constituida, que prestará mérito ejecutivo. Ojo, esa factura no sólo incluye las horas facturadas, sino todo lo que el abogado se haya gastado para hacerse cargo de su caso, como los transportes o las fotocopias.

Esta tarifa, en lo personal, me parece un poco abusiva pero es la mejor forma de cobrarle a clientes que son molestos para ciertos abogados, como aquellos que llaman para preguntar bobadas a horas impertinentes, o para aquellos clientes que les gusta convertir una simple consulta en una epopeya digna de Homero.

¿Y qué hago si siento que mi abogado me está cobrando demasiado por mis servicios?

En este caso, usted como cliente puede denunciar a su abogado ante el Consejo Superior de la Judicatura, quienes mediante una investigación determinarán si hubo un cobro excesivo, en cuyo caso su abogado podría ser condenado a devolver lo pagado en exceso, fuera de que sería sancionado. 

AÑADIDO EL 7 DE ENERO DE 2015: También, dentro del proceso que esté tramitando, tanto el abogado como el cliente pueden iniciar un incidente de regulación de honorarios en caso de que alguno de los dos considere excesivo, o bien, muy poco, lo que se pactó.

tarifas-roi

Anuncios