Los funcionarios públicos deben confiar en la buena fe de los ciudadanos y actuar bajo el principio de legalidad.

A esta conclusión llegó la Corte Constitucional al amparar los derechos fundamentales al debido proceso administrativo de un ciudadano al que lo sancionaron por no portar la cédula.