¿Las compras hechas en línea por los menores de edad están viciadas de nulidad relativa?.

lecciones_dinero_ninosA mas de una persona le ha ocurrido que un niño, sin su permiso, compra algún artículo o aplicación “on line” mediante uso de información de los padres (que en un descuido la dejan al alcance), lo cual trae una serie de implicaciones que van desde un regaño hasta la penosa petición a la empresa de la devolución del dinero (pasando por las malas calificaciones, si se trata de Mercado Libre, o portales por el estilo)

Según el Código Civil, los menores impúberes (los niños de 14 años o menos) son absolutamente incapaces y sus actos adolecen de nulidad absoluta (C.C Art. 1504) (C.C Art. 1527), por lo cual, si un niño de menos de 14 años hace una compra en línea de las características indicadas entonces adolecería de nulidad absoluta. Sin embargo, según Ámbito Jurídico, la Superintendencia de Industria y Comercio estableció lo siguiente en Concepto 12234480 febrero 11 de 2013:

El derecho del consumo es aplicable a las operaciones efectuadas por menores de edad, pues están incluidos en la categoría de personas naturales a la que hace referencia la noción de consumidor del artículo 5º del Estatuto del Consumidor (Ley 1480 del 2011).

La Superintendencia de Industria y Comercio (Superindustria) recordó que el artículo 28 de esta ley contempla una protección especial del derecho a la información de los niños y establece un régimen especial para las operaciones de comercio electrónico realizadas por los menores (art. 52).

En estas últimas, la Ley 1480 ordena al proveedor tomar medidas para verificar la edad del consumidor y, en caso de que sea un menor de edad, aquel deberá dejar constancia de la autorización expresa de los padres para realizar la transacción.

No obstante, la Superindustria recordó que la legislación civil y comercial permite acudir a la jurisdicción ordinaria para solicitar la recisión de estos negocios jurídicos, que estarían viciados de nulidad relativa.

Por eso, precisó que mientras dichos contratos no sean declarados nulos en sede judicial, se presumirá su validez desde que fueron celebrados, siempre y cuando cumplan con los demás requisitos para su existencia, contemplados en el artículo 1501 del Código Civil.

(Superintendencia de Industria y Comercio, Concepto 12234480, feb. 11/13)

¿A cuales menores de edad se refería la SIC para que se pasara el Código Civil por el Arco del Triunfo? Dejo la pregunta en el aire para el que quiera responderla. Pero en todo caso, mi recomendación es que cuide muy bien sus datos de sus hijos, para no pasar momentos jurídicos incomodos.

Anuncios

¿Quién se tomará la SOPA?

¿Se imagina usted que cerraran una biblioteca pública porque esta viola los derechos de autor, al prestar libros de forma indiscriminada sin darle ningún reconocimiento económico a sus autores?. Este escenario, trasladado a la Internet, se haría realidad con la aprobación de la ley SOPA en Estados Unidos.

El objeto de la Ley SOPA es, aparentemente, la protección de los derechos de autor, pero lo hace con un enfoque demasiado coercitivo (como en la guerra contra el terrorismo y las drogas) y, por tanto, pretende criminalizar no sólo al que viole los derechos de autor sino al que facilite dicha violación, la cual puede ser simplemente enlazar un video donde aparezca alguien tarareando un éxito pop, por ejemplo.

Mas allá del debate ideológico de mantener libre la Internet, y más allá de los temores de aquellos que sienten vulnerado su estilo de vida, leyes como SOPA resultan ser ineficientes porque no atacan el problema de la violación de los derechos de autor de forma efectiva y terminan por involucrar a la ciudadanía en una cacería de brujas donde la misma sociedad será la gran damnificada. Sin contar con que las herramientas que plantean este tipo de leyes para proteger los derechos de autor resultan ser costosas y restringen el desarrollo de las TIC al limitar la transferencia de datos en Internet.

Lo más irónico de todo esto, es que la humanidad toleró durante mas de 10 años un método tan “dañino” para los derechos de autor como lo es hoy día la Internet, si lo vemos desde la visión de quienes apoyan leyes como SOPA: estos fueron los VHS, los cuales, como muchos recuerdan, eran aparatos que permitían reproducir películas en formato casero y que además permitían grabar programas de televisión. Lo mismo ocurrió con los Casetes, los cuales nos permitieron grabar la música de las emisoras para llevarlas a cualquier parte si teníamos un walkman. Hoy los VHS y los Casetes son tecnologías obsoletas, porque han aparecido formas de lograr lo mismo que se hacía con ellos de forma más eficiente, ya que no hay que programar un aparato que está conectado a tu televisor para ver tu programa favorito, sino que simplemente descargas el capitulo de la serie de televisión en cuestión, o ya que no hay que esperar a que en una emisora pongan tu canción favorita sino que ahora la puedes descargar de cualquier parte en Internet, sin que estos actos signifiquen que estés violando los derechos de autor.

Entonces, ¿por qué de repente una parte de la sociedad cambia de retorica y se muestra enemiga de aquello que toleró por mas de 20 años? Es una pregunta difícil de responder, pero quizá se deba que antes esa violación era a menor escala, y por consiguiente era tolerable para ellos, por las limitaciones obvias de los formatos con que se hacían mientras que ahora esa limitación es casi nula porque disponemos de tecnología que nos facilitó aquello que antes hacíamos de forma más compleja y con aparatos más grandes.

O tal vez se deba a que con la aparición de empresas como Itunes existen ahora particulares con grandes intereses a los que no les conviene que la música o los videos, que por muchos años se han compartido sin que ello signifique una violación a los derechos de autor, estén interesados en quedarse con esa porción del mercado que aun se rehúsa a pagar por un MP3 o un capitulo de una serie de televisión porque sabe que siempre habrá alguien dispuesto a compartirlo con él.

Lo que si es seguro es que leyes como SOPA son una piedra en el zapato para el desarrollo tecnológico de la humanidad porque llevarán a que la gente, finalmente, termine por volver a los viejos formatos para conseguir lo que quieren. Además, el papel de la Ley no es el de convertirse en una herramienta para la protección de intereses particulares, sino en un instrumento que vele por el interés general.

Creo que la sociedad debe plantearse el debate entre la protección a los derechos de autor Vs el derecho de la sociedad a compartir contenidos entre sí, a fin de llegar a un consenso que evite leyes de este tipo.  Es el único camino posible para salir de este gran dilema.

Lo que no se ha dicho de la Ley de portabilidad numérica

celular-620x250-10062011 La ley de portabilidad numérica (Ley 1245 de 2008) es uno de esos temas jurídicos de los que la gente habla, pero que nadie sabe cómo operará realmente porque sólo se limitan a lo que aparece en los medios de comunicación.

Para empezar, para que  los colombianos pudiéramos tener el beneficio de la portabilidad numérica, tuvimos que pagar un precio muy alto. Esto es porque ahora los operadores podrán establecer clausulas de permanencia más prolongadas en el tiempo para retener a sus afiliados, lo cual limita las bondades de la ley y pone al afiliado en una disyuntiva sobre si tener un plan post pago (y aguantar las tarifas y el trato que no le gustan por más de 1 año) o ser prepago  y estar migrando hacia el operador que más beneficios ofrezca, pero con tarifas un poco más costosas (es una posibilidad, ya que el operador debe garantizarse un margen de ganancia en este nuevo ambiente)

En segundo lugar, la Portabilidad Numérica no es garantía de que bajarán las tarifas. De hecho, pueden aumentar drásticamente. De hecho, uno de los casos más curiosos es Mexico, el primer país en implementar la portabilidad numérica en América Latina: para el 2009 tenía a 5ta tarifa más alta del mundo en telefonía celular.

En tercer lugar, los medios de comunicación mucho han informado sobre la aplicación de esta ley en la telefonía celular, pero nada han dicho de la aplicación de la Portabilidad Numérica en materia de telefonía fija. Será acaso que también deberá el operador de telefonía fija reducir los costos de incertidumbre (el costo de no saber a qué operador está llamando usted y con qué tarifas) por medio de mensajes de voz cada vez que alguien llama de un fijo? Y será que esta ley aplicará si usted se cambia de municipio, pero quiere conservar su número fijo?

Además, creemos que esta ley en materia de telefonía fija es mas bien una maldición que un beneficio, porque el artículo primero, inciso segundo, establece esto:

En la telefonía fija procederá la conservación del número cuando, previamente, se determine su viabilidad técnica y económica, en términos de equilibrio financiero, por la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones, y de serlo, sólo cuando el usuario se mantenga dentro del distrito o municipio, en el cual se le presta el servicio.

Tal vez esté interpretando mal la norma, pero conforme a lo que dice este inciso, el usuario no sólo tendrá que solicitar del operador de telefonía fija el traslado de su número a su nuevo domicilio, sino que además deberá pedirle permiso a la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones. Esto se traducirá en un aumento de los costos de transacción para el acceso a este “beneficio” que al final podrían hacer que el usuario desista de mantener su número fijo. (sin contar con que algunos operadores de telefonía fija permiten que uno conserve su línea telefónica con sólo solicitárselo)

Por ello deberíamos exigir del estado más claridad en la implementación de esta norma, cuyo plazo vence en 1 año, para que al final los afiliados no tengamos nada que lamentar y no terminemos acuñando en materia de TICS la frase de “todo tiempo pasado fue mejor”