Ayer me pasó algo que demuestra que los Jueces Civiles en Cali, o están muy mal preparados, o ni siquiera están leyendo lo que se les solicita en una acción de tutela: Un Juez de segunda instancia le negó a mi cliente una acción de tutela, al confirmar la sentencia de primer instancia pero basándose exclusivamente en unas lecciones de moral donde quiso jugar a ser el papá de mi cliente en lugar de hacer su trabajo.

Como detesto las injusticias, pero sobre todo, la estupidez humana, simplemente no pude quedarme quieto sabiendo que a mi cliente le están negando sus derechos de esta manera tan burda. Por ello, me di a la tarea de averiguar qué más podía hacer, y esto fue lo que encontré:

Todas las tutelas pasan a revisión a la Corte Constitucional

Si eres abogado, esto no tiene que sorprenderte. Todas las tutela del país deben ser enviadas a la Corte Constitucional, para su eventual revisión. No obstante, y para desgracia de personas como mi cliente, esto no quiere decir que la Corte revise todas las sentencias que le envía, sino que estas son seleccionadas al azar, mediante sorteo, para que sólo algunas sean revisadas. Para esa selección la Corte Constitucional tiene una Sala exclusiva para ello.

Una vez seleccionada una sentencia, la Corte Constitucional deberá revisar el caso en máximo tres meses.

¿Y si la Corte Constitucional no seleccionó mi expediente?

Si la Corte rechaza su expediente para revisión, hay tres formas en que puede lograr que la misma Corte reconsidere la decisión y elija el expediente para revisión. Esto se conoce como Petición de Insistencia en Revisión ante la Corte Constitucional. Lo malo es que un ciudadano de a pie, que desee realizar esta petición, sólo tiene control sobre una de esas tres formas de revisión de una acción de tutela. Las tres formas son las siguientes:

1. Si el Procurador General de la Nación lo solicita, sobre cualquier expediente.

2. Si lo solicita cualquiera de los Magistrados de la Corte Constitucional.

3. Si la Defensoría del Pueblo lo solicita.

En los tres casos, esa insistencia sólo puede realizarse cuando los funcionarios ya mencionados consideren que la revisión puede:
I. Aclarar el alcance de un derecho.
II. Evitar un perjuicio grave.

¿Y yo puedo realizar esa petición de insistencia directamente?

Si, pero sólo ante la Defensoría del Pueblo. Para lo cual esta entidad ha manifestado lo siguiente:

Para presentar el recurso de insistencia, la Defensoría del Pueblo cuenta con quince (15) días calendario contados a partir de la comunicación del auto proferido por una de las Salas de Selección en turno de la Corte Constitucional (artículo 51 del Acuerdo 005 de 1992- Acuerdo emanado de la Sala Plena de la Corte Constitucional). En el auto se relacionan los expedientes de tutela acogidos para revisión y los excluidos, sobre los cuales se ejerce la facultad de insistencia. Por lo tanto, la solicitud de insistencia debe versar sobre un caso específico que la Corte Constitucional lo haya excluido de revisión.

Cualquier persona que hubiere intervenido en el trámite de una acción de tutela, que haya obrado como agente oficioso o resulte afectada con la decisión proferida, podrá por sí misma o mediante representante o apoderado, solicitar al Defensor del Pueblo que haga uso de la facultad de insistencia

La solicitud ante la Defensoría del Pueblo deberá hacerse por escrito y contener los siguientes requisitos (Resolución Defensorial 638 de 2008):

1. Los nombres y apellidos completos del peticionario, su representante o apoderado, si fuere del caso; su documento de identidad, número telefónico y dirección, con el fin de que se surta cualquier requerimiento, información o notificación.
2. La identificación completa y exacta del accionante y del accionado y, en general, de quienes actuaron en el trámite de la tutela.
3. La indicación de los despachos judiciales que conocieron de la acción de tutela, tanto en primera como en segunda instancia si ella tuvo lugar.
4. El número de radicación asignado por la Corte Constitucional, el cual es de suma importancia para precisar el momento oportuno para intervenir en la insistencia.
5. Un resumen o enunciación clara y precisa de los fundamentos que originan la solicitud.
6. La relación de los documentos que se aportan.
La petición de insistencia en revisión deberá presentarse acompañada de los siguientes documentos (Resolución Defensorial 638 de 2008):
1. Fotocopia de la demanda de tutela.
2. Fotocopia del fallo de primera instancia.
3. Fotocopia de la impugnación, si la hubo.
4. Fotocopia del fallo de segunda instancia, si la hubo.
5. Fotocopia de la providencia judicial, en el evento en que la tutela haya sido entablada contra actuaciones judiciales.
6. Fotocopia del acto administrativo, en el evento en que la tutela haya sido entablada contra actuaciones administrativas.
7. Los demás que el peticionario estime pertinentes.

Para que el caso pueda ser estudiado de fondo por parte de la Dirección Nacional de Recursos y Acciones Judiciales, el expediente deberá reunir todos los requisitos y contar con todos los documentos 5 días hábiles antes de la fecha de vencimiento para insistir. Tampoco se estudiará de fondo una petición, que ha sido radicada en las Defensorías Regionales, dentro de los 8 días hábiles anteriores al vencimiento del término para insistir. Si los requisitos no se completan se entenderá que la misma ha sido desistida y se procederá a archivar el expediente.

La información completa es necesaria para hacer el seguimiento al proceso de selección en la Corte Constitucional y, en el evento de su exclusión, proceder a la evaluación de fondo de la solicitud. De no contar oportunamente con tales documentos, la Defensoría del Pueblo se verá en la obligación de abstenerse de estudiar su petición porque la misma se considerará extemporánea o incompleta.

Cuando no pueda aportar la copia de uno o de los dos fallos debido a que el peticionario reside en lugar distinto a aquel donde se tramitó la accion de tutela, es necesario que informe tal situación y suministre en forma precisa el número de radicación asignado por la Corte Constitucional, para que, en la medida de lo posible, se ubique el expediente en esa Alta Corporación y se obtenga copia de la documentación faltante.

Ahora bien, es necesario tener en cuenta que la competencia del Defensor del Pueblo en la materia, sólo surge a partir del día siguiente en que es comunicado a esta Entidad el auto que excluye el respectivo expediente, emitido por la Corte Constitucional, y concluye con la interposición del mencionado recurso dentro del correspondiente término de vencimiento ante esa Corporación, o con la respuesta negativa al peticionario cuando no es posible insistir.

La respuesta negativa se proferirá, dentro de los 15 días hábiles contados a partir del día siguiente a la fecha de vencimiento para insistir. De esta forma, queda agotada la competencia del Defensor del Pueblo en dicha materia. La persistencia o reincidencia de la solicitud de insistencia frente al concepto negativo emitido por esta Dirección, no exigirá la reiteración de la respuesta (Corte Constitucional. Sentencia T-121/95).

Cabe anotar, que la Defensoría del Pueblo no puede volver a insistir sobre un caso no acogido en insistencia por la Corte Constitucional, debido a que contra los autos proferidos por la Sala de Selección no procede recurso alguno (artículo 52 del Acuerdo 05 de 1992).

En el evento de ser insistido el expediente, el peticionario será informado oportunamente de ello, pero en lo sucesivo deberá dirigirse directamente a la Corte Constitucional con el fin de informarse sobre el trámite que se surta con posterioridad (artículo 11 ibídem).

La información que pueda requerir del expediente de tutela, la puede solicitar a la Secretaría de la Corte Constitucional cuyo conmutador es: 3506200 y por Internet a la dirección: www.constitucional.gov.co/corte para luego dirigirse a los Submenús: Secretaría General – Tutela – Consulta. (fuente: Defensoría del Pueblo)

Vale recordar que la revisión de las sentencias de tutela, por Parte de la Corte Constitucional, obedece a una facultad discrecional no obligatoria que, en ningún momento, constituye una tercera instancia, por lo cual no es recomendable poner las esperanzas en enviar esta petición a la Defensoría del Pueblo. No obstante, como en el caso de mi cliente, esta acción es el último cartucho que tiene una persona para salvarse de posturas jurídicas leguleyas que sólo insultan la inteligencia de la gente.

Anuncios