Son malas las reparadoras de crédito

Desde hace un par de años he recibido en este espacio consejos sobre una empresa que ha llegado a Colombia y que ofrece a los deudores morosos pagar sus deudas hasta con el 70% de descuento de capital, incluso reparando su reporte negativo.

¿Suena bien, verdad? Pues aquí expondré la realidad de esta empresa, la legalidad de lo que ofrece y su efectividad frente a otras alternativas disponibles en el ordenamiento jurídico colombiano.

No diré cuál es el nombre de la mentada empresa, porque no quiero hacerle publicidad gratuita y parto de la base de que todos sabe cómo se llama. Sólo hablaré del concepto que maneja a nivel abstracto (ya que pueden haber, o habrán, otras empresas que ofrezcan lo mismo)

¿Qué es una reparadora de crédito o de deuda?

Según Asobancaria, una reparadora de crédito “es un tercero, entre el deudor y el acreedor, que le ofrece alternativas o lo apoya para liquidar o renegociar sus deudas a cambio de una comisión.”

¿Cómo funcionan? 

En el caso de la reparadora más famosa, según Portafolio, esta funciona así:

  1. Usted debe adeudar más de 5 millones de pesos.
  2. Si se convierte en cliente de esa reparadora, pagará una comisión de 6 mil pesos por cada millón que adeude. Ese dinero se descuenta de un fondo de ahorro que usted creará.
  3. El fondo de ahorros lo administra una fiducia.
  4. A partir de ese momento, la reparadora de deudas comenzará a canalizar las llamadas de cobro que hagan las entidades financieras y sus cesionarios, negociará directamente con esas entidades y buscará el pago de las deudas con descuentos.

Como puede ver, puede resumirse el trabajo de una reparadora de deuda en lo siguiente: Usted le está dando la plata a otra entidad para que esta busque algo que usted también puede lograr: El pago de la totalidad de su deuda con una quita de capital.

Entonces, ¿Vale la pena acogerse a una reparadora de deuda?

En lo personal, me parece una forma válida de solucionar un problema financiero. Sin embargo, me decepciona saber que esta empresa se basa en un concepto simplón que presenta como la “panacea” que salvará a los deudores de una situación financiera precaria.

Es decir, una reparadora de deuda no ofrece nada distinto a lo que he venido recomendando que haga un deudor desde el año 2011: Si no puede pagar una deuda, mejor deje de contestar las llamadas de cobro, ahorre lo que pueda pagar y después de un tiempo ofrezca un pago total de la deuda.

Sería una verdadera panacea si una reparadora de deuda actuara de la siguiente forma:

  1. Si con la totalidad del dinero ahorrado por sus clientes no optara por “reparar” la deuda de cada uno, sino que más bien comprara de forma global la cartera de todos esos clientes, tal y como lo hace cualquier Refinancia o Crear país. Esto es más saludable, porque en la compra de cartera se paga 1 peso por cada mil adeudados, de modo que una deuda quedaría mucho más reducida de esta forma.
  2. Si adelantara los procesos de prescripción extintiva de las deudas que tienen más de 10 años sin iniciarse un proceso ejecutivo.

En todo caso, para un deudor que quiera pagar sus deudas, tenga cierta capacidad de pago y además no tenga cultura y disciplina de ahorro, una reparadora de deuda le servirá para lograr el pago de sus obligaciones con quitas de capital de manera segura y eficiente.

¿Pero cuáles son las desventajas de las reparadoras de deuda? ¿vale la pena en todos los casos?

Una de las grandes desventajas de una reparadora de deuda es que, a pesar de manejar dinero del público en forma de ahorro personal, no es una entidad vigilada por la Superintendencia Financiera, por lo que cualquier controversia entre usted y la reparadora se tramitará como una acción de publicidad engañosa ante la Superintendencia de Industria y Comercio.

Así mismo, como no es un banco, una reparadora no le ofrecerá intereses sobre el monto que ahorre. Ni tampoco le indicará por cuánto tiempo usted se quedará ahorrando. Aun si le informaran de un plazo, nada se dice sobre lo que pasa con su dinero cuando se acabe ese plazo y la deuda no logre repararse.

Pero por sobre todas las cosas, recomiendo no acogerse a una reparadora de deuda si:

  1. Usted debe obligaciones prescritas. ¿Si ya prescribieron para qué las va a pagar?
  2. Usted quiere que lo borren de centrales de riesgo rápido. Lamento informarles que una reparadora de deuda, al contrario de lo que promocionan, no le arreglará su reporte negativo. Es más, si su intención es quedar limpio en centrales de riesgo, la reparadora de deuda es la peor opción porque: 1). Si se logra un pago total con quitas de capital, a usted le va a bajar el puntaje de manera irremediable. 2). El histórico de mora durará igual pague o no con quitas de capital, con o sin ayuda de la reparadora. Por lo que si tiene una deuda en mora por 8 años, y la reparadora ayuda a pagársela, usted igual seguirá reportado 4 años más, en este caso.
  3. Usted está enfrentando demandas ejecutivas. En este caso más bien acojase al régimen de insolvencia de persona natural no comerciante. A menos, claro, que la reparadora le ofrezca asesoría legal para contestarlas.

En todo caso, lo mejor es que usted primero esté bien INFORMADO sobre su situación jurídico financiera y sobre la experiencia de otros deudores con las reparadoras. Un buen lugar para empezar son los lugares en internet donde están las quejas de los usuarios de las reparadoras. Esto, por cuanto se aprende más de los casos de fracaso que de los casos de éxito. Sólo después de hacerlo, acuda a la reparadora de deuda de su elección.

Anuncios