• práctica legal

    ¿Los abogados volveremos a trabajar con normalidad?

    Sorpresa causó el artículo 3, numeral 42 del Decreto Legislativo749 de 2020, que permite el derecho de circulación de personas que realicen “Actividades profesionales, técnicas y de servicios en general”.

    Como los abogados ejercemos actividades profesionales, muchos colegas están celebrando esto porque les permitirá volver abrir sus oficinas, para atender clientes. Sin embargo, esto no es tan sencillo.

    Para empezar, el mismo artículo (en su parágrafo séptimo), y en general todo el Decreto, le brindó una amplia autonomía a los alcaldes y gobernadores para que puedan suspender, o añadir más excepciones, según la gravedad de los casos de Covid19 en el territorio. De hecho, en Bogotá, Barranquilla, Cartagena, Tumaco, Buenaventura, Leticia y Cali, sus alcaldes anunciaron que seguirán regidos bajo el decreto anterior a este (decreto 636), donde tal excepción no estaba acreditada.

    En los lugares donde se permite su realización, como Medellín, se debe recordar que se debe cumplir con los protocolos establecidos en la resolución 666 de Minsalud, para las firmas de abogados que deseen operar.

    Firmas de abogados….. Eso me lleva a una cuestión importante: ¿Qué son actividades profesionales, para ese decreto? Porque así como está redactado yo considero que permite la labor de todos los abogados, independientemente de cómo realice esta actividad (sea que tenga una oficinita, o una gran firma con empleados y todo). Pero, reitero, se deberá aplicar el protocolo de bioseguridad para prevenir la propagación del virus.

    Ahora, debemos tener en cuenta la forma en que se aplicaría esa atención presencial, aparte de los protocolos. ¿Se permitirá acudir a los clientes a la oficina del abogado, por fuera del pico y cédula que implemente su ciudad? ¿Qué pasa si el abogado vive en una parte de la ciudad donde la cuarentena es mas estricta? Esto último debe considerarse, dado que Medellín y Cali anunciaron que hay sectores de la ciudad que estarán más restringidos que otros.

    Entonces, para responder a la pregunta del título de manera sencilla: Si, volvimos. En forma de fichas presencial. Pero no podremos atender de manera presencial en todas las ciudades, y respetando los protocolos de bioseguridad.

    ¿Y en las ciudades libres de covid19?

    Cabe destacar que el Decreto Legislativo permite que las ciudades que no tienen casos de covid19 en su territorio, pueden operar con total normalidad, previa certificación del Ministerio de Salud a petición del alcalde del municipio. Por lo que en estas ciudades los abogados podrán ejercer su labor de manera común y corriente.

    No obstante, si en la ciudad se llega a presentar un solo caso de covid19, el Gobierno revocará la categoría de ciudad libre de covid19 y, en consecuencia, se procederá a aplicar el aislamiento social de manera más estricta.

    Todo abogado debe recordar esto

    La única razón por la cual Duque está decretando estas aperturas tan poco estrictas es, unica y exclusivamente, por presión social y económica. La OMS recomienda que la cuarentena dure al menos un par de meses más para no colapsar el sistema de salud, de modo que salir antes no garantiza el éxito del unico objetivo de la medida: garantizar que si nos enfermamos podremos ser bien atendidos en un hospital.

    Cada uno de nosotros, entonces, deberá ser responsable de cuidarnos, para no contagiarnos y contagiar a otros de esa horrible enfermedad.

    Puede consultar en este espacio los decretos, y la resolución 666 de 2020, las cuales también podrá descargar.

  • práctica legal

    ¿Cuándo volveremos a la normalidad?

    ¿Cuándo, y cómo volveremos a la normalidad? Con los Juzgados cerrados, abogados y clientes nos hacemos estas preguntas, no sólo porque queremos volver a tener la vida que teníamos antes, sino además porque los juzgados están cerrados.

    En este episodio, intentaré responder a estas preguntas.

    No olvide seguirme en mis redes sociales, en donde me encuentras como @jcmunozmontoya (Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin e incluso Tiktok). También no olvides visitar mi blog munozmontoya.com y suscribirte para recibir todos mis artículos .Además te invito a suscribirte a mi canal de Youtube y a estar pendiente de mi podcast en todas las plataformas de Streaming.

    Y tú, ¿Crees que volveremos a la normalidad? Cuándo crees que lo haremos? Dejame tu opinión en la caja de comentarios.

  • práctica legal

    «Nos llevo el p***s!!» ¿Es la cuarentena la culpable de la crisis de los abogados?

    En este episodio, una amiga y yo hablaremos de la situación actual de los abogados en Colombia, la cual consideramos que no ha sido del todo culpa del Covid19. Será una amena charla sobre las fallas en la profesión y algunas soluciones.

    La idea es que hagamos un debate sobre el estado de cosas, y buscar soluciones que no se limiten a solo abrir los juzgados  y ya, dado que la excesiva dependencia de los abogados en una Rama Judicial fallida no le hace ningún favor a esta profesión.

    Quiero que ustedes me dejen sus opiniones. Este espacio es de todos. Quiero saber cómo están pasando la cuarentena, si esta crisis los está golpeando o han sabido sobrellevarla.

    Recuerden que pueden escuchar este episodio en Spreaker, Youtube o sus plataformas de streaming favoritas. Ahora, si ya instaló mi app, los episodios los podrá escuchar directamente en ella.

    No olviden suscribirse a mis redes sociales si aun no lo has hecho, para que esté pendiente de mis novedades sobre el maravilloso mundo del derecho colombiano.

    Sígueme en Instagram, Facebook, Twitter, LinkedIn y Telegram como @jcmunozmontoya.

    ***Donaciones*** Puede realizar donaciones en Paypal aquí https://www.paypal.me/jcmunozmontoya. Con su ayuda este espacio se mantendrá a flote.

  • práctica legal

    Esta es la solución que el Ministerio de Justicia le ofrece a los abogados en crisis por el coronavirus

    concepto ministerio de justicia sobre abogados

    Los abogados están pasándola muy mal con el aislamiento inteligente. A algunos les está yendo peor que a otros, y el nivel de gravedad de la situación varía según el número de responsabilidades que haya asumido el abogado o abogada, la rama del derecho a la cual se dedique, su vocación (recuerden que hay abogados con perfiles de litigante y otros con perfiles de consultores, como yo) y la experiencia que tenga.

    El caso es que el malestar en este gremio se hace cada vez más evidente, y desde que comenzó el aislamiento social obligatorio varios abogados han intentado, vía tutela, que el Estado de alguna forma brinde soluciones que permitan mejorar su nivel de ingresos (como pedir una apertura parcial de los Juzgados).

    Es así como, mediante petición escrita, dos abogados litigantes le solicitaron al Ministerio de Justicia “medidas de alivio financiero para los abogados litigantes, consistentes en subsidios manejados en un fondo de cuenta por el Comité Ejecutivo de Abogados” que ambos presiden, lo cual es un poco extremo para un país que eligió a un inepto por miedo a volverse como Venezuela si elegían al candidato que prometía salud y educación universales. A dicha petición el Ministerio de Justicia aclaró que ellos no cuentan, ni ejecutan, fondos para ese propósito, pero indicó que actualmente los profesionales del sector  jurídico cuentan con el programa de garantía especial “Unidos por Colombia”, que es básicamente tapar un hueco abriendo otro hueco (porque eso es lo que significa pedir préstamos para cubrir la consecuencia de una crisis que, en cierto modo, también causó otro préstamo). Lo novedoso de las declaraciones del Ministerio de Justicia es que ese programa ha sido promocionado para las mipymes, pero ahora dicen que aplica para profesionales independientes (ver página 6 del ABC del programa Unidos por Colombia, que podrá descargar en esta misma entrada). En fin… a alguien le servirá…

    Y después de ofrecer esta anti solución, el Ministerio de Justicia invita a “coordinar con los diferentes colegios, comités, federaciones y demás agremiaciones de abogados que funcionan en el país” la búsqueda y prestación de soluciones de auxilio a abogados en crisis. A prima facie, esto suena a una bofetada del tipo “que coman pastel” de María Antonieta, pero si revisamos cómo están sorteando la crisis del Covid19 otros gremios, sobre todo los médicos, es claro que la pandemia ha desnudado el comemierdismo, desunión, desigualdad y soberbia del gremio de abogados.

    Y es que no se puede olvidar que los problemas de los abogados litigantes que ha expuesto el covid19, han venido ocurriendo desde hace años. Y cuando se han intentado solucionar todos desaparecen cuando se pide apoyo económico, o se limitan a ayudar a los de sus propias universidades. No es para nadie un secreto que en algún momento se intentó crear un fondo para apoyar a los abogados que no pudieron aportar para salud, y este fracasó. Y no sorprende que existan abogados expertos en derecho Cooperativo, pero a ninguno se le haya ocurrido crear una Cooperativa que haga con los abogados lo mismo que la Cooperativa Coomeva, Scare o Promédico han hecho por los médicos.

    abogados en crisis colombia

    Por lo anterior, es claro que el Ministerio de Justicia no iba a poder brindar a los abogados otra solución distinta a “endéudese” o “apáñenselas entre ustedes como puedan”. Finalmente los abogados estamos pagando las consecuencias de mercantilizar, con interpretaciones amañanadas, los derechos fundamentales en lugar de difundirlos y exigir que se apliquen de manera rigurosa. Si esto no hubiera pasado, la palabra “social” en “Estado Social de Derecho” no habría sido borrada por la narcodictadura de manera tan disimulada.

    Aquí puede ver el Concepto del Ministerio de Justicia sobre las soluciones a los abogados.

    Y aquí puede ver el ABC del programa Unidos por Colombia.

  • Covid 19 desempleo
    práctica legal

    Consejos para abogados en cuarentena: ¿Cómo ser un abogado independiente, ahora que perdió su trabajo?

    Covid 19 desempleo

    El Covid-19 nos tiene jodidos. Una enfermedad estupida se combinó con gobernantes incompetentes en todos los países del mundo. Ahora gran parte de la población mundial se encuentra en estado de pánico, a pesar de que al momento en que escribo esto van 370.513 casos confirmados, y de esos han muerto 16.302 personas pero se han recuperado 101.112 personas.

    Estas medidas sin precedentes, que van a cambiar para siempre la historia de los humanos que aun quedamos (o nos va a convertir en el hazmerreir de nuestros nietos, como ya nos reímos de los europeos del Siglo XVI por tratar la peste negra con oraciones), no se tomaron ni siquiera para prevenir la pandemia del SIDA, o el AH1N1, por mencionar algunas enfermedades más mortales que ese coronavirus. Tal vez esto se deba a que hemos sido más irresponsables con enfermeades muchísimo más contagiosa que el Coronavirus, como lo es el Sarampión, que por cierto llegó con todos los inmigrantes venezolanos que nunca fueron vacunados por el régimen (a lo cual hay que añadirle al incremento de animales no pensantes mal llamados «antivacunas» que causaron que la enfermedad se volviera a ver en el primer mundo).

    Todo esto no es más que un desahogo ante una situación que, con todo respeto para quienes han perdido un familiar por cuenta del Coronavirus, me causa entre risa y rabia. Risa, por ver como la humanidad le saca el jugo a la situación con memes y vídeos chistosos, por como hay gente que cree que una epidemia causada por un virus se soluciona con gel antibacterial (las bacterias y los virus lo único que tienen en común es que hay que verlas en microscopios) o ver como lo primero que escaseó fue el papel higienico (que me hace pensar que Familia va a terminar comprando a Amazon en cualquier momento). Pero me produce rabia porque la situación estaba advertida y no se hizo nada (de haberse prohibido los vuelos desde y hacia China en enero, como se sugirió en su momento, otro gallo estaría cantando), porque se lleva años maltratando a los científicos con sueldos de hambre y recortes de presupuesto, porque se les advirtió que no votaran por gente como Donald Trump o Iván Duque, justamente porque eran incompetentes a los que les queda grande situaciones como estas; y porque esto ha sacado lo peor del ser humano.

    Y sí, como siempre pasa en toda pandemia lo peor del ser humano sale a relucir. Como la especie egoista que somos. Por ejemplo, en la pandemia de SIDA, a los gays y a los negros los despedían del trabajo porque creían que la enfermedad era algo inherente a ellos. Incluso llegaron a llamarlo «Cancer Gay». Y en esta nueva pandemia vemos como varias personas acapararon gel antibacteria, mascarillas y papel higíenico con el fin de revenderlo más caro a una población embrutecida con noticias falsas y candenas de whatsapp. A su vez, la gente idiota acaparó más de la cuenta productos de primera necesidad, lo que causó inflación (posiblemente esos productos no vuelvan a bajar). Ya no hablemos de los creyentes fatalistas que hacen proselitismo religioso con la pandemia. Pero el peor lugar se lo llevan quienes están despidiendo personal en medio de la crisis (como si es que sus negocios no volvieran a abrir cuando esto acabe), o quienes los hacen trabajar aunque van en contra de las recomendaciones de la Ciencia para evitar el contagio de esta enfermedad.

    De los último no voy a hablar porque la selección natural se va a encargar de esos jefes que privilegiaron el capital en lugar de la salud de su personal (no esperaba nada distinto de quienes le dicen «recurso humano» a sus empleados, aunque el término les niega su humanidad porque los reduce a cualquier cosa fungible). En cuanto a los primeros… para ser justos no los culpo: Están sobreviviendo, gracias a que la situación está siendo mal manejada e iban a ir a la ruina. Y digo mal manejada no sólo porque no se actuó antes para prevenir los contagios, porque no se ha encontrado una manera de seguir con nuestras vidas mientras se lidia con la enfermedad (como si lo hizo Corea del Sur o Paises Bajos) sino también porque el gobierno colombiano no activó el artículo 51 numeral 3 del Código Sustantivo de Trabajo, que impediría los despidos, le daría garantías a los trabajadores y le daría un respiro a los empleadores afectados con las medidas de aislamiento.

    Como sea, esta es la situación actual, y muchos abogados y abogadas quedarán en el medio, sea porque los manden a teletrabajar o porque los despidan. Posiblemente ocurra más de lo segundo, por lo que se hace necesario explicar a estos colegas desempleados cómo ser independientes, en caso de que no logren buscar empleo.

    Para ser abogado independiente, lo primero es conocer sus propias fortalezas y debilidades

    Al abogado que venía de ser empleado le queda muy difícil ser independiente. Fuera de que se acostumbró a cumplir horario, este abogado independiente se acostumbró a que todo le llegara, como los cliente. Además también se acostumbró a que lo estén mandando, a esperar a que llegue viernes para descansar y a que llegara el lunes para quejarse.

    Entonces, este abogado debe comenzar por cambiar sus esquemas mentales, a fin de entender que ahora será él quien deberá salir a conseguir clientes, y que en lugar de un sólo jefe ahora tendrá muchos. Al definir esto podrá descubrir si esto es para él, o mejor se consigue un empleo. En su defecto, le ayudará a definir si es mejor asociarse con algún colega que lo complemente en este aspecto.

    Los esquemas mentales a revisar deben pasar por hacer catársis sobre la capacidad de cumplir un horario sin que lo estén mandando, el entender que habrán sábados y domingos en los que va a trabajar, que si se vence un término no le van a pasar un memo, sino que va a comprometer un buen contrato (incluso, responder patrimonialmente a su error). Debe entender que ser su propio jefe no son vacaciones permanentes.

    El abogado independiente debe tener aliados

    Un abogado puede ser un lobo solitario en ciertos casos. Pero si quiere llevar grandes negocios debe entender que se debe aliar con gente que sepa, para que juntos lleven ese caso a buen término.

    Notese que aquí digo A-LI-A-DOS, por lo que ese parasitismo de tener a alguien más inteligente que usted, para que le responda todas las dudas que usted tiene sobre un caso que claramente no entiende, no es bienvenido.

    El abogado independiente debe entender sus limitaciones.

    Al inicio de mi carrera como indepediente, intenté llevar todos los casos posibles para no morir de hambre. Llevé casos laborales, de familia, civiles y uno que otro penal. Pero con el tiempo descubrí mi verdadera vocación, dedicandome exclusivamente a esos casos, y posicionando mi nombre en ellos.

    ¿Qué hice con todos los demás casos que me llegaron, pero que son ajenos a mi área? Con esos casos hice lo siguiente:

    1. Los remito a abogados que conozco, que sé que los manejan mejor que yo y que son responsables.
    2. Si el caso es interesante, lo llevo.

    No diré cuales casos me parecen interesantes, y usted no está obligado a hacer lo mismo. Pero el hecho es que un abogado independiente NO debe llevar casos qu no sabe manejar. Tampoco aquellos que no le intereses, que no le apasionen. Porque para llevar lo que sea mejor se vuelve camionero.

    El abogado independiente debe entender que no todos los clientes son buenos clientes.

    Así como no todos los casos se llevan, hay que entender que no a todos los clientes se les llevan casos. Recuerden que existen clientes tóxicos, y hablé de ellos en este artículo que quiero que lea inmediatamente después de este, para que entienda lo que le digo.

    El abogado independiente debe saber cómo y cuánto cobrar.

    Eso lo aprende fácilmente en este artículo. Sin embargo, lo más importante que debe entender es a VALORAR LO QUE HACE, ya que el hecho de que a usted le guste su trabajo, sienta pasión por él y el que haya gente con necesiades especiales, no le da derecho a otras personas a exigirle a usted que le lleve algo gratis, o a menor valor. Siempre debe cobrar lo justo, de manera proporcional a lo que usted sabe hacer.

    El abogado que no sabe darse valor será siempre el abogado que sólo van a buscar por ser el más barato y no el mejor.

    ¿Tener o no oficina?

    Ya hablé de lo que implica tener una oficina en el pasado, por lo cual es mejor que leas este artículo.

    En todo caso, y si no lo dije en ese artículo, lo diré ahora: Si opta por tener oficina, entienda que debe tenerla pensando en el cliente, no en usted. Por ende, la oficina debe ser cómoda, estética. El cliente debe sentirla agradable a la vista a donde quiera que mire, ya que él lo juzgará si tiene muebles viejos, paredes mal pintadas o adornos en mal estado o empolvados. El abogado con oficina entiende que esta es un gancho para atraer a esos clientes que comen de eso.

    El manejo de agenda y de una libreta de apuntes: FUN-DA-MEN-TAL

    El abogado independiente debe aprender que no basta con su memoria, ya que esta puede ser manipulada, o simplemente se le pueden olvidar las cosas. Por ende un abogado debe manejar agenda. En mi caso, lo hago con google calendar porque ya no uso una agenda física hace mucho tiempo. Pero la ventaja de estas últimas es que te permite tomar apuntes que se presenten en el día, que posteriormente te serán muy útiles. Además, son más fáciles de acceder que con una app de calendario.

    Ahora, en cuanto a los apuntes, se recomienda una libreta argollada de las de papel amarillo, o un cuadernito. Obviamente, hay opciones digitales.

    En mi caso, para tomar apuntes uso Evernote desde 2011, y pago una anualidad para conectar la app a todos mis dispositivos. No obstante, cada celular tiene su propia app de tomar apuntes, que es gratuita.

    Publicidad y redes sociales. ¿Invertir en publicidad digital o física?

    Usted debe tener claro qué tipo de clientes quiere atraer y cómo quiere hacerlo. No todas las estrategias de marketing valen para todos los abogados, ya que cada una se ajusta a un perfil distinto.

    Así, no tiene sentido que un abogado corporativo haga tiktoks para atraer clientes, como tampoco lo tiene un abogado de seguridad social invirtiendo en Facebook ads cuando sus clientes son mayoritariamente mayores de 50 años. Tenga eso en cuenta, porque mucho abogados independientes se dejan deslumbrar por las campañas de marketing tanto, que olvidan que el papel puede servir más para atraer clientes potenciales que una campaña digital. Incluso, más si consideramos que hay clientes que guardan una tarjeta por años pero ninguno guarda en sus favoritos un pantallazo de Instagram.

    Más importante es tener en cuenta lo de las redes sociales, ya que estas no funcionan igual para atraer a todos los clientes. En mi caso, me va mejor con Facebook e Instagram porque llevo años usando esos productos, pero me siento perdido en Twitter (no porque no sepa como usarlo, sino porque no me siento cómodo en ese cafetín del insulto) y no creo que abra TikTok porque no le veo la necesidad (y la mayoría de los que ahí postean no son mi público objetivo).

    El contenido es importante. Si quiere atraer clientes, no tiene mucho sentido que sea tan académico, sino que brinde soluciones. Por experiencia, puedo decirle que un contenido excesivamente académico sólo atraer abogados y contadores, pero estos toman el contenido y luego se retiran. Yo lo escribo porque me gusta, por lo que eso no me importa. Pero si alguien quiere atraer clientes con un blog, un canal de Youtube, o un podcast, debe poner cosas que brinden SOLUCIONES A LA GENTE, no que solo la enrrede más.

    Y mucho ojo con los contenidos chistosos. Hay una delgada línea entre tener sentido del humor y ser un payaso. La diferencia es que el payaso se siente incómodo haciendo contenido de humor, y eso se le nota a muchos abogados que intentan hacer contenido «gracioso». Por el contrario, quien genera contenido chistoso para atraer clientes busca que este se identifique, de manera jocosa, con una situación, y eso es difícil de lograr.

    Lo más importante: El abogado independiente debe cuidar sus finanzas

    Ahora que se quiere meter a esto de ser independiente, es que debe cuidar más que nunca sus finanzas personales. Para ello, debe entender que:

    1. Debe hacer un colchón. Usted no sabe cuándo, y por cuánto tiempo, no va a recibir honorarios. Creo que esto quedó más que claro ahora que padecemos la cuarentena del Covid-19, pero debe tenerlo muy presente cuando llegue la normalidad.
    2. Usted debe evitar no endeudarse. Si lo hace, hágalo para invertir en su negocio, pero SIENDO SENSATO. Con las deudas, debe mantener los pies en la tierra para no terminan pagando a 40 cuotas la oficina más lujosa que no le rinde lo mismo, o más, de lo que paga mensualmente en ella.

    En todo caso, debe tener claro que, más allá de si le gustan o no mis recomendaciones, ser independiente no es un camino de rosas. Usted debe estar preparado psicológicamente para soportar no sólo las frustraciones y maltratos que puede recibir, sino los reconocimientos y los honorarios que va a recibir por hacer un buen trabajo. No puede permitir que lo primero lo reduzca ni que lo segundo lo haga un petulante.

A %d blogueros les gusta esto: